Con una inversión que supera los $105 mil millones, Cornare sigue ratificando su compromiso con la protección del recurso hídrico, la sostenibilidad y el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades, con la ejecución de proyectos para el saneamiento urbano y rural con los que contribuye a reducir el impacto ambiental ocasionado por aguas residuales y al mismo tiempo, aporta a la protección de las fuentes de agua del territorio.

Obras como la construcción y optimización de las plantas de tratamiento de aguas residuales, la ampliación de la red de colectores urbanos (alcantarillado) y la construcción de sistemas sépticos, han traído desarrollo para todo el territorio. Uno de los retos de Cornare más importantes para esta vigencia, fue garantizar que todas las cabeceras urbanas tuvieran al menos una planta de tratamiento y desde el 2022 este propósito se logró; hoy el 100% de la región Cornare cuenta con cobertura total en saneamiento urbano, lo que la posiciona como líder a nivel nacional en saneamiento básico, comparado con el 52% que tiene el país, esto gracias al esfuerzo interinstitucional con las Administraciones municipales y las Empresas de Servicios Públicos.

Como una apuesta visionaria, Cornare se plasmó en su Plan de Acción Institucional 2020-2023, liderar proyectos de infraestructura para el saneamiento urbano y de centros poblados a través de la construcción, ampliación u optimización de plantas de tratamiento de aguas residuales, es por eso que, desde el 2020 ha suscrito 25 convenios con los que se han logrado construir u optimizar 25 PTAR en diferentes municipios del territorio.

Otro gran logro para esta vigencia ha sido entregar a los corregimientos de Jerusalén en Sonsón y El Jordán en San Carlos, dos nuevas plantas de tratamiento que benefician a 4.800 personas y con las cuales, se contribuye a la disminución de la contaminación por vertimientos, a la seguridad hídrica, la protección del agua y al desarrollo sostenible de estas comunidades.

En esta apuesta por proteger la riqueza hídrica de la región, también se han ejecutado obras para la optimización de las PTAR de La Ceja, El Carmen de Viboral, San Roque, Guatapé, San Francisco, Granada, San Rafael y Santo Domingo, en los corregimientos Versalles y Santiago, las cuales ya se encuentran terminadas y entregadas al servicio de la comunidad.

De igual manera, a la fecha están en ejecución la construcción de las plantas de tratamiento de los centros poblados Pontezuela y El Tablazo en el municipio de Rionegro, y 7 PTAR adicionales en los municipios de San Luis, Concepción, La Ceja y Marinilla y en los corregimientos La Danta (Sonsón), Santiago Berrío (Puerto Triunfo) y Santa Ana (Granada). Además, se encuentran pendientes para inicio de obras plantas de tratamiento en los municipios de El Peñol, La Unión, la vereda el Erizo (Abejorral) y el centro poblado Santa Teresa (Rionegro).

Otro de los proyectos que lidera Cornare para la recuperación y protección del agua, tiene que ver con la recolección y transporte de las aguas residuales hasta las plantas de tratamiento a través de los sistemas de alcantarillado conocidos como colectores. Desde el 2020 se han construido 31.389 metros lineales de estas estructuras a través de 31 convenios con diferentes municipios de la jurisdicción y para este año, se espera culminar con la construcción de otros 6.368 metros lineales con una inversión de más de $4.000 millones.

Saneamiento rural en la región

En el caso puntual del saneamiento rural, a inicios del 2020 la región tenía un déficit de 6.790 Sistemas de Tratamiento de Aguas Residuales Domésticas (pozos sépticos), de estos, Cornare se trazó como meta en su actual Plan de Acción, la instalación de 4.500 pozos en los 4 años de gestión.

A tan solo algunos meses de culminar esta vigencia, Cornare ha entregado 3.553 sistemas sépticos a familias que cumplían con los requisitos establecidos y que contaminaban las fuentes de agua por la inadecuada disposición de sus vertimientos; 1.145 sistemas se encuentran en ejecución y 667 están en proceso de contratación, lo que permitirá completar un total de 5.365 pozos sépticos nuevos para la región en este cuatrienio.

“Para Cornare el saneamiento urbano y rural es fundamental y prioritario, es la manera cómo garantizamos la calidad de vida de las comunidades. Trabajar por la descontaminación de las aguas residuales y poder descargar aguas limpias es fundamental en la labor de un territorio que quiera ser sostenible. Hemos logrado resultados trascendentales, los más importantes en una región del país y es precisamente lograr que todos los municipios de la jurisdicción cuenten con plan maestro de alcantarillado y tener una cobertura de más del 90% en sistemas de tratamiento de aguas residuales en las zonas rurales”, concluyó Javier Parra Bedoya, Director General de Cornare.

Con la construcción de estas obras, Cornare ratifica que el saneamiento para la región sigue siendo una prioridad, por su parte, continuará liderando proyectos para garantizar la protección del recurso hídrico y aportar al mismo tiempo, al cumplimiento de la meta global de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.