Conoce cómo se evalúa un proyecto de licencia ambiental y quiénes están detrás de la decisión.Vereda Las Mercedes, donde se pretendía desarrollar la actividad minera.

A través de la Resolución No. 05564-2021 de agosto 23 de 2021, Cornare resolvió archivar trámite de licenciamiento ambiental de proyecto minero denominado “Las Mercedes” que se asentaría en el municipio de Puerto Triunfo. El proceso de licenciamiento que había sido presentado por la Sociedad Holcim, pretendía desarrollar actividades de aprovechamiento de calizas en la vereda Las Mercedes de este municipio.

“En este caso la información que nos presentaron no fue suficiente, no cumple las condiciones establecidas en los términos de referencia. Le hemos expresado a las comunidades que somos exigentes en la evaluación de los estudios de impacto ambiental y las propuesta de manejo para la mitigación, prevención o compensación de cada componente, en especial el social y ambiental y si un proyecto quiere asentarse en el territorio, debe garantizar que efectivamente sea sostenible, que deje réditos sociales y mejore los indicadores de calidad de vida y sostenibilidad de las comunidades”, explicó Oladier Ramírez Gómez, Secretario General de Cornare, con respecto a esta reciente decisión.

La Oficina de Licencias Ambientales de Cornare es la encargada de evaluar y conceptuar sobre la viabilidad de los proyectos, ¿cómo lo hace y quiénes conforman el equipo?

¡Mejoramiento continuo, referente en la región y el país!

Cornare es la única autoridad ambiental en el país que ha conformado una dependencia encargada de atender las solicitudes de los proyectos que requieren licencia ambiental. La Oficina de Licencias y Permisos Ambientales de Cornare cuenta con un grupo interdisciplinario de profesionales, técnicos y jurídicos con amplia experiencia laboral y profesional en el campo medioambiental y en evaluaciones ambientales para procesos de licenciamiento.

Está conformada por tres abogados con especialización en derecho administrativo, derecho minero y ambiental, derecho probatorio penal gestión ambiental y gestión pública; tres ingenieros forestales con especialización en sistemas de información geográfica, gestión ambiental, ciencias de la tierra y medio ambiente y maestría en gestión de proyectos; dos ingenieros sanitarios con especialización en gestión ambiental y producción más limpia, gestión de proyectos y maestría en administración; cuatro ingenieros geólogos con especialización en gestión ambiental, gestión integral de cuencas hidrográficas, gerencia de proyectos y maestría en administración; una economista con especialización en gestión y procesos urbanos y maestría en estudios urbano-regionales; tres ingenieros ambientales con especialización en gestión ambiental, gestión integral de residuos sólidos y desarrollo social; una socióloga con maestría y desarrollo educativo y social y un ingeniero de minas con maestría en ciencias de la ingeniería, especialización en túneles y carreteras y otros estudios avanzados en el área ambiental.

Los interesados en obtener licencia ambiental deberán allegar dicha solicitud con el cumplimiento de los requisitos legales establecidos en el Decreto 1076 de 2015, dentro de los cuales se encuentra elaborar el Estudio de Impacto Ambiental -EIA- conforme con los términos de referencia vigentes, que son los lineamientos que la Autoridad Ambiental señala para la elaboración y ejecución de dichos estudios.

Una vez aprobada la documentación legal, la Corporación iniciará el trámite de solicitud en el cual ordena al Equipo de la Oficina de Licencias y Permisos Ambientales el análisis y evaluación de la información. Este análisis se realiza contrastando la información presentada con la que posee la Corporación en sus sistemas de información, siendo este sistema uno de los más completos del país.

En términos prácticos, se comparan inventarios de flora y fauna, es decir, las especies de plantas y animales silvestres; también se validan la información social en cuanto a población, actividades económicas (agricultura, ganadería, servicios y otros). Se revisan indicadores de pobreza. Se contrasta la información presentada con la asociada al conflicto armado, si se presentó desplazamiento forzado, si hay procesos de restitución de tierras, si el proyecto interviene predios. Se evalúa el componente arqueológico y patrimonio cultural. Hay un especial énfasis en el tema social, que analiza con profundidad que el proyecto efectivamente mejore los indicadores sociales de los campesinos, que son quienes por lo general se encuentran asentados en las áreas de influencia de los proyectos.

Desde Cornare se trabaja arduamente para mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales, muestra de ello son las múltiples inversiones sociales que se realizan en sistemas sépticos, estufas eficientes, proyectos productivos sostenibles asociados a la agricultura, huertas resilientes, arroz secano, meliponiculturta, apicultura, envaradera plástica, mejoramiento de abonos (Mejoragro) obtenidos a partir de los residuos orgánicos que generan los ciudadanos en los municipios de su jurisdicción y mucho más. Y por supuesto, el más importante que ha sido referente país y mundial, BanCO2, que compensa económicamente los servicios ecosistémicos que ofrecen los predios de muchos campesinos y que proveen gran cantidad de los recursos naturales que demanda la ciudad.

Para vincular lo anterior al trámite de licenciamiento ambiental, los proyectos tienen la obligación de implementar medidas asociadas a los riesgos e impactos que pueden generar, es así que presentan planes de mitigación, corrección, prevención y compensación que son evaluados rigurosamente por el equipo técnico, por ejemplo, el proyecto debe incluir medidas asociadas al componente social y por ello está obligado a realizar inversiones en esta área, dichas inversiones se canalizan en proyectos como los enunciados anteriormente que deben ejecutar con las mismas comunidades del área de influencia de los proyectos.

Un factor importante en estos procesos es el acceso a la información pública y la participación, que se asocia a la transparencia en las decisiones, desde ya se están aplicando algunas iniciativas del Convenio de Escazú, aún sin aprobar por el Congreso. Hoy en la página web de Cornare se cuenta con información de todas las solicitudes de proyectos que requieren licencia ambiental con indicaciones de tipo de proyecto, fase en la que se encuentra, municipios de influencia y más. De igual manera, se está motivando a los ciudadanos y las administraciones municipales para que den trámite a las audiencias públicas ambientales.

Después de todo lo anterior se emitirá concepto favorable o desfavorable. Si el proyecto logra demostrar que efectivamente será sostenible desde la esfera social, ambiental y económica, esta Autoridad Ambiental deberá otorgarlo.

Para garantizar la imparcialidad, objetividad y transparencia en las decisiones, Cornare impulsa estrategias anticorrupción que también son referente país. Se creó una Gerencia de la Ética y la Transparencia y otra de la Oportunidad, con sistemas de validación y control en varios frentes, a partir de una matriz de riesgos anticorrupción que no se queda solo en el papel, es monitoreada y actualizada frecuentemente. Se impulsan acciones éticas en los funcionarios y colaboradores que son lideradas por el mismo Director General. Seguimos invitando a los ciudadanos a que denuncien los hechos asociados a conductas oscuras.

Si la decisión es otorgar la licencia ambiental, se expide un acto administrativo que contiene múltiples obligaciones que pueden ser monitoreadas por los ciudadanos a través de los diferentes mecanismos de participación, entre ellos, las veedurías ciudadanas, mesas ambientales, entre otros.