Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare

Cornare ha declarado 18% de su territorio como áreas protegidas

Ene 29

Después de Brasil, Colombia es el segundo país en el mundo con más diversidad en animales y plantas. Es por ello que las autoridades ambientales junto con las instituciones locales y las comunidades, se han dado a la tarea de declarar áreas protegidas nacionales, regionales y locales con el fin de impedir la destrucción y desaparición de los recursos naturales que en ellas se encuentran.

Hasta ahora, en Colombia se ha declarado como áreas protegidas aproximadamente el 23 por ciento de todo el país, incluido lo terrestre y lo marítimo, según el Registro Único Nacional de Áreas Protegidas (Runap), en el territorio antioqueño existen 57 de estas zonas que representan un 10 por ciento del departamento, es decir 640.439 hectáreas, dentro de las cuales hay parques naturales, reservas forestales, páramos, embalses y distritos de manejo integrado en los que se combinan la protección con actividades humanas.

De las 640.439 hectáreas de áreas protegidas con que se cuenta en Antioquia, 146 mil hacen parte de la jurisdicción Cornare, puesto que la Corporación junto a las instituciones locales y las organizaciones comunitarias, ya ha definido un 18 por ciento del territorio como áreas protegidas y se tiene planificado en el 2018 llegar al 25 por ciento.

“En los últimos años en la región Cornare hemos avanzado en la definición de áreas protegidas, un proceso que se viene haciendo a nivel mundial por la necesidad de conservación de lugares que son los últimos relictos de bosques, porque allí está el agua que requerimos o lo necesitamos para mitigar el cambio climático”, precisó María Berrío, jefe del grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare.

Y es que cuando se camina por cualquiera de las áreas protegidas se entiende de la urgencia de velar por la protección de esas zonas aún ricas en biodiversidad e incluso casi inexploradas que existen en la jurisdicción Cornare. Una de ellas es la reserva protectora del Nare, donde se encuentra la reserva ecológica San Sebastián-La Castellana, un lugar privilegiado donde la flora y la fauna conviven en perfecto equilibrio.

Juan David Ramírez, guardabosques de la reserva San Sebastián afirma que en este lugar se produce gran parte de agua que surte la represa La Fe para ser bombeada hacia el municipio de Medellín, e incluso es corredor biológico del puma.

Justamente para que esa armonía se siga consolidando, se construyen los planes de manejo integrado (PMI) los cuales se convierten en la ruta a seguir para la conservación y protección de las áreas, pues son los que arrojan  qué es lo que se tiene, en qué estado y qué actividades se pueden desarrollar para mejorar el lugar, además, busca que las actividades con la comunidad sean productivas y que el sitio tenga potencial.

Del total de las áreas protegidas de la región Cornare, 11 ya cuentan con su PMI y para las demás el plan se encuentra en su etapa de elaboración, sin embargo, desde el momento en que se declara un área empieza la protección ante ciertas acciones que irían en contra de los servicios ambientales que allí se originan.

Áreas protegidas, más oportunidades para la comunidad

Según María Berrio,las áreas protegidas no son para atropellar a las comunidades, por el contrario, las personas que las habitan son parte integral de estos lugares y de las estrategias a implementar.

“Con las declaratorias se puede trabajar también en mejorar la calidad de vida de los pobladores dentro de las áreas, a través de proyectos y estrategias que les permitan tener mejores condiciones como el pago por servicios ambientales o la restauración de especies maderables”, manifestó la jefe del grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare.

Es por ello que en áreas declaradas como la Reserva Forestal Protectora Regional Los Cañones del Río Melcocho y Santo Domingo, Las Camelias y Las Cuchillas de El Tigre, El Calón y La Osa se implementó la meliponicultura, para que las comunidades encuentren la manera de desarrollar actividades productivas en estos lugares, sin necesidad de desplazarse ni atentar contra los recursos naturales.

Yoli Orozco, habitante de la vereda El Porvenir de El Carmen de Viboral, que hace parte de la Reserva Forestal Protectora Regional Los Cañones del Río Melcocho y Santo Domingo, califica como positivo el que se haya declarado esta zona como área protegida.

“Considero que de alguna manera hay más tranquilidad frente a la minería porque estábamos muy inquietos con ese tema y esperamos que sea una forma de hacer barrera frente a todo lo relacionado con lo minero”, dijo Orozco.

Yoli enfatiza en que previo a la declaratoria se trabajó bastante haciendo un diagnóstico de cómo se quería la zona y qué proyectos se querían implementar, “es bueno ver que a pesar que la meliponicultura no ha sido parte de la cultura de la zona, muchas familias están muy animadas y trabajando con este tema”.

De acuerdo a lo concertado con las comunidades asentadas en las diferentes áreas, se implementan proyectos que puedan desarrollarse de manera sostenible y amigable con el ambiente.

La tarea no termina

En la mayoría de municipios de la jurisdicción Cornare se pueden encontrar áreas protegidas, pero la misión es seguir determinando esos lugares de la región donde están los mejores bosques, los nacimientos, las especies amenazadas, para definir cuáles son las áreas potenciales para declarar.

Incluso las mismas comunidades manifiestan su interés por que los lugares donde habitan se declaren como áreas protegidas, ya sea por la fragilidad de los ecosistemas o porque conocen del interés por explotación minera allí y quieren que se conserven.

Por ahora, desde Cornare se priorizaron tres áreas a declararse bajo alguna figura de protección. Una de ellas es el Páramo y Bosque Altoandino, la cual está comprendida por ecosistemas de bosque altoandino y el denominado complejo páramo de Sonsón y Bosque altoandino, que tiene un área aproximada de 40.697 hectáreas y se localiza en parte de los municipios de Abejorral, Argelia, Nariño y Sonsón.

La segunda de estas áreas próximas a declararse como protegidas es el Corredor Kárstico que cuenta con un área de 15.252 hectáreas. Este Corredor se ubica en parte de los municipios de Puerto Triunfo, San Francisco, San Luis y Sonsón.

La tercera de ellas, es la Cuenca San Pedro, que tiene un área aproximada de 1.184 hectáreas y se localiza en jurisdicción del municipio de Concepción. Una de las especies de mayor importancia en esta zona son los patitos de los torrentes y el caunce.

Previo a estas declaratorias, la Corporación avanza en la socialización con las alcaldías, las Asocomunales y todas las juntas de acción comunal de las veredas que comprenden las áreas, para realizar la caracterización general de la información necesaria para elaborar el Plan de Manejo Integral correspondiente.

Edilberto Arango, de la vereda La Julia del municipio de Argelia, zona que haría parte del área protegida Páramo y Bosque Altoandino, manifiesta que “mi vereda es un lugar que debe ser protegido porque está en la cima del páramo y se benefician muchas personas del agua que allí nace, además, la declaratoria lo protege de la minería que es algo que afecta no solo los recursos naturales sino que también atrae problemas de orden público”.

Cornare espera cumplir esa meta de tener en el 2018 un 25 por ciento de su territorio declarado como áreas protegidas y de la mano de las comunidades, seguir conservando y protegiendo las fuentes hídricas, la flora y la fauna de la jurisdicción.

Etiquetado como Áreas Protegidas   
Publicado en Noticias Corporativas

Ministerio de Ambiente y Desarrollo SostenibleUrna de Cristal Hora Legal Colombiana Ventanilla Integral de Trámites Ambientales en Línea No más filas ICDE

InicioSala de prensaInformativoNoticias CorporativasAVISO DE CONVOCATORIA A LA ASAMBLEA GENERAL CORPORATIVA 2018

Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare "Cornare"


Autopista Medellín – Bogotá, Carrera 59 44-48, Kilómetro 54 El Santuario, Antioquia. Teléfono: (57 4) 5201170, Fax: (57 4) 5460229. Corrreo Electrónico: cliente@cornare.gov.co
Horario de Atención: Lunes a Jueves de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. y viernes de 8:00 a.m. a 4:00 p.m.

Politica Editorial y de Actualización