Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare

El Oriente antioqueño le apuesta a proteger las abejas

Sep 04

La expansión de la agricultura, la sobreexplotación de los bosques, el uso de plaguicidas y el cambio climático afectan considerablemente una de las especies polinizadores más importantes para la seguridad alimentaria, las abejas, pues su desaparición pone en riesgo un tercio de los alimentos que consume el ser humano.

En los últimos tres años se ha reportado la muerte de cerca del 30% de las colmenas del país, cifra que prende las alarmas de apicultores y productores de abejas, ya que esta masacre genera pérdidas económicas y lo más importante pero en muchas ocasiones desconocido por las personas “sin polinizadores no hay cultivos, ni alimentos”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) expone que la polinización es la transferencia de polen (célula masculina) desde los estambres (parte masculina de la flor) hasta el estigma (parte femenina de la flor) lo que hace posible la fecundación y por lo tanto la producción de frutos y semillas.

Según un artículo publicado por la bióloga Guiomar Nates Parra, en Colombia se albergan cerca de 126 especies de abejas nativas, pero ¿qué acciones se han tomado para aumentar su productividad y disminuir su extinción?

Cornare teniendo en cuenta la problemática que se presenta con la conservación de esta importante especie, viene desarrollando desde hace dos años un proceso de restauración ecológica con el fin de mejorar su actividad productiva ligada a la conservación del bosque a través de un proceso de  capacitación, sensibilización y educación ambiental.

 “Con el fin de fortalecer la práctica de la actividad apícola y aumentar la reproducción de esta especie, Cornare capacita a estudiantes, padres de familia y campesinos sobre la apicultura que corresponde a la cría de abejas de la Apis melífera- abejas con aguijón y meliponicultura, crianza de abejas meliponas- abejas sin aguijón,”, explicó la coordinadora del Grupo Bosques y Biodiversidad de Cornare, María Berrio Ruiz.

Además, en convenio con la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellín se adelanta una investigación desde el 2016 sobre el análisis del polen que corresponde al estudio palinológico y el análisis fisicoquímico de la miel.

"El estudio se basa en identificar las especies florales que visitan las abejas a lo largo de un año, lo importante es evaluar si tienen diferentes preferencias dependiendo del hábitat con el fin de contribuir a las buenas prácticas de manejo en relación con las abejas y la vegetación nativa”, expuso Laura Durán, estudiante de maestría en Bosques y Conservación Ambiental de la Universidad Nacional, Sede Medellín.

La meliponicultura como educación ambiental en las instituciones educativas

Los “guardianes de las abejas”, así son llamados los niños y jóvenes de 50 instituciones del Oriente antioqueño que se capacitan a través de la práctica experiencial sobre la importancia de conservar las abejas meliponas y la flora melífera.

Esto es posible luego de la firma de un convenio entre Cornare y la Fundación Nuestra Gente, el cual tiene como objeto establecer la meliponicultura en instituciones educativas de la región Cornare como herramienta pedagógica de educación ambiental, con un aporte de $65.700.000.

San Rafael, Alejandría, San Carlos, Granada, San Roque, Cocorná y San Luis son los municipios a donde la meliponicultura ha llegado para educar a través de la cultura ambiental. Se espera que al finalizar el año sean impactadas 100 instituciones educativas en toda la jurisdicción.

“Esta iniciativa pretende sensibilizar sobre la importancia de las meliponas, por lo tanto con los niños se trabajan talleres didácticos, en los que damos a conocer cómo viven las abejas en el territorio”, comentó Yomar Andrés Galeano, meliponicultor de la Fundación Nuestra Gente.

Cada institución cuenta con dos colmenas de abejas, una de meliponas mayores conocidas como boca de sapo (Eburnea) y una de angelitas (Tetragonisca angustula).

Gabriel Giraldo estudiante de quinto grado de la Institución Educativa San Rafael, sede El Charco y quien sobresale por su pasión hacia el cuidado de las meliponas  expresó que “con la capacitación empecé a entender más sobre el tema, si vemos hormigas o moscas cerca a las colmenas las quitamos y si las abejas se están muriendo las llevamos al nido. Sin las abejas no tendríamos árboles y si se secan los árboles no hay oxígeno, ni agua”, manifestó con propiedad Gabriel.

Ya son 700 estudiantes de la región Cornare que exploran el mundo de las abejas, conocen de cerca las colmenas y sus enemigos naturales, además de reconocer que gracias a su trabajo de polinización es posible acceder en gran parte a las frutas y hortalizas que se consumen en los hogares.

“Polinizar es como cuando uno está cuidando el jardín, pero las abejas echan polen, lo recolectan y ponen más bonitos los árboles” dijo Juan José Marín Ríos, estudiante de la Institución Educativa El Charco.

El proceso que se realiza en este proyecto de educación ambiental implementado por Cornare en alianza con la Fundación Nuestra Gente, está compuesto por tres fases:

  1. Instalación de colmenas en las instituciones educativas,
  2. Se realizan visitas para verificar el desempeño de la colmena
  3. Por último se llevan a cabo talleres sobre la  cosecha de la miel, la reproducción de las colonias y los huertos melíferos.

Se pretende que los niños de primero a quinto grado aprendan desde la observación, de sexto a noveno se lleva a cabo un proceso de investigación y con los grados superiores se proyecta una visión empresarial y de emprendimiento con el acompañamiento de los padres de familia, quienes también reciben talleres sobre meliponicultura,

“Esto hace parte de la Cátedra Ambiental que viene desarrollando Cornare, el objetivo es entregar los módulos sobre meliponicultura a los docentes para que ellos se conviertan en multiplicadores de conservación, porque las abejas nos enseñan a vivir en sociedad, la disciplina y el trabajo en equipo”,  dijo la subdirectora de Educación y Participación Socioambiental de Cornare, Luz Fabiola Marín Castaño.

Campesinos de la región se capacitan en la actividad apícola

Para Cornare es un orgullo ser una de las Corporaciones Autónomas Regionales que educa no solo a niños y jóvenes en defensa de las abejas, sino a las familias campesinas de la jurisdicción y socios de BanCO2, que conjuntamente con la extracción de miel, cera y productos utilizados curativos generan bienestar económico para las comunidades.

Según Carlos Mario Zuluaga Gómez, director General de Cornare, "para nosotros como Corporación es muy importante incentivar entre las comunidades campesinas la protección de las abejas; por eso estamos trabajando para que su preservación se dé a través de proyectos productivos, en los que vean a las abejas como seres vivos indispensables para la polinización”.

 200 familias campesinas de la región han recibido capacitación sobre meliponicultura, las cuales habitan principalmente en las Zonas Forestales Protectoras Regionales, entre ellas se encuentran Sirap Embalses, el Distrito Regional de Manejo Integrado las Camelias, la Reserva Forestal Cañones, Santo Domingo y Melcocho, Reserva Forestal Protectora Regional Las Cuchillas de El Tigre, El Calón y la Osa y la Reserva Forestal Protectora la Montaña.

“Desde hace 3 años vinculamos la meliponicultura a la estrategia de ecomanejo dentro de las áreas protegidas con las familias como un proyecto sostenible y una alternativa de restauración de los bosques. Este proyecto se ha convertido en un puente de integridad social para las comunidades campesinas, ya que se puede manejar desde el patio de la casa”, manifestó David Echeverri López, biólogo de Cornare.

En cada área hay cerca de 15 familias, a quienes desde Cornare se les hace la respectiva entrega de 4 colmenas por cada una, cajones debidamente tecnificados y árboles para sembrar. Por lo tanto para el proyecto, cada familia que recibe los insumos equivale a una hectárea restaurada.

“Una colmena en etapa productiva de apis puede tener entre 50 y 80 mil abejas en promedio, y una colmena de  meliponas puede tener cerca de 5.000 abejas, lo que quiere decir que en el Oriente antioqueño estamos trabajando por la conservación de esta especie”, aclaró Yomar Andrés Galeano, meliponicultor de la Fundación Nuestra Gente.

Por su parte Danilo Loaiza Grajales, habitante de la vereda Robladito del municipio de Sonsón expresó que “aprendí sobre la apicultura de manera empírica, pero gracias a BanCO2 este proyecto de vida ha crecido, recibo capacitaciones para mejorar la técnica y me han apoyado con cajas e insumos para sembrar las colmenas que me sirven para seguir con mi sueño de registrar la marca”, concluyó Danilo.

Se espera que las familias que se capaciten sobre la actividad apícola accedan a la Ventanilla de Negocios Verdes de la Corporación, una iniciativa del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible orientada al crecimiento económico, la generación de empleo y la conservación del medio ambiente.

Publicado en Noticias Corporativas
Modificado por última vez en Martes, 05 Septiembre 2017 14:44 Visto 91 veces

Ministerio de Ambiente y Desarrollo SostenibleUrna de Cristal Hora Legal Colombiana Ventanilla Integral de Trámites Ambientales en Línea No más filas Asocars

InicioSala de prensaInformativoNoticias CorporativasMil familias mil pactos de Paz

Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los Ríos Negro y Nare "Cornare"


Autopista Medellín – Bogotá, Carrera 59 44-48, Kilómetro 54 El Santuario, Antioquia. Teléfono: (57 4) 5201170, Fax: (57 4) 5460229. Corrreo Electrónico: cliente@cornare.gov.co
Horario de Atención: Lunes a Jueves de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. y viernes de 8:00 a.m. a 4:00 p.m.

Politica Editorial y de Actualización